Testigo de identidad reservada asegura que a Santiago Maldonado lo subieron a una Unimog

Este lunes comenzaron a difundirse nuevos testimonios, dos de identidad reservada, sobre la desaparición forzada de Santiago Maldonado, y uno de ellos, en especial, aseguró que al joven “lo subieron a una Unimog” y se lo llevaron en el marco del operativo que concretó el ataque efectuado el 1º de agosto por Gendarmería en la Pu Lof de Cushamen. Abogados de la organización Naturaleza de Derechos obtuvieron esoa nuevos testimonios de miembros de la Pu Lof en Resistencia de Cushamen, que serán entregados a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), según publicaron vía web La Izquierda Diario y Página/12.

La decisión de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich de dar a conocer en forma intencional la identidad del testigo Ariel Garzi durante la exposición que efectuó en el Senado, quitándole la protección de la reserva de su nombre, así como el hostigamiento que padece la comunidad mapuche, originó que dos de los testigos elijan mantener su identidad reservada. Por eso, los abogados Fernando Cabaleiro y Chuzo González Quintana, quienes concretaron la denuncia ante la CIDH, identificaron a los testigos sólo con una letra para mantener su seguridad. Según detallaron los letrados, dos de estos testimonios ya fueron presentados ante el Poder Judicial y se espera que se tome la declaración de un testigo clave que afirma que a Santiago se lo llevó Gendarmería .

Primera coincidencia: Santiago llegó a la Pu Lof el 31 de julio

El testigo “A” afirma que llegó el 31 de julio a las 19 horas a la Pu Lof de Resistencia y se dirigió a la casilla de guardia en la que se encontraba Santiago. El testigo “B” asegura lo mismo: “Santiago Maldonado llegó a la comunidad a la tarde noche del día 31 de julio se encontraba en el lugar el 1° de agosto 2017 y estuvo en el primer enfrentamiento ejerciendo autodefensa”. El testigo “C” detalla que entre los comuneros que se encontraban en la guardia “sin dormir por el hostigamiento” estaba Santiago Maldonado. “A” cuenta que cuando Gendarmería irrumpió en el predio “Santiago se

encontraba agrupado con varios comuneros dentro del territorio a varios metros de la tranquera principal del predio, y ante los disparos y el ingreso de los gendarmes, los tomó por sorpresa, corrió hasta el puesto de guardia nuevo, tomó su mochila y salió corriendo hacia el río junto a los demás comuneros”.

Testimonio clave

Según La Izquierda Diario y Página, el testigo “E” relató cómo fue el momento en el que tuvieron que atravesar el río para escapar de la represión por parte de la Gendarmería. Al tener que pasar por una zona más profunda, “E” trató de ayudar a Santiago para poder llegar al otro lado de la orilla, al saber que Santiago no sabe nadar.”Mientras eso sucedía los gendarmes efectuaban disparos. La acción de cruzar el río se dificultaba bastante, entonces Santiago le dice a “E” ’siga ud peñi, no puedo más, yo me vuelvo’. Entonces ahí E lo suelta. Así Santiago volvió a la ribera del río y trató de meterse en un arbusto. E refiere que Santiago se encontraba totalmente mojado. La temperatura era muy baja y el agua del río era extremadamente fría. Asevera que nunca llegó a cruzar el rio”.

Ante el acecho de la Gendarmería, E cuenta que “tres de ellos bajaron hasta el arbusto donde estaba Santiago gritando acá tenemos a uno”. A su vez, E escuchó un escopetazo. Señala que esos tres gendarmes lo arrastraron con golpes hasta el alto de la barranca donde se encontraba el resto de los gendarmes. Asevera que lo subieron a una unimog y esa fue la última vez que lo vio a Santiago”.

Además, E relató que apenas llegó a un lugar con señal de celular enviaron un mensaje a una lamien (hermana) que estaba junto a los organismos de derechos humanos en el ingreso a la tranquera. En el mensaje avisó: “se llevaron al Brujo (Santiago)”.

Los letrados anticiparon que, ante las irregularidades detectadas en el accionar del juez Guido Otranto, se solicitará a la CIDH que tome los testimonios a los miembros de la Comunidad Pu Lof en Resistencia y que se les brinde protección.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *